Nov 20

Rest Day | Todos los atletas descansan.

Esto, como usted quiera llamarlo; año, programa, proceso, promesa… Es un viaje, un trayecto, el cual debe de tener una intención. Debe buscar se un proceso de sanación antes que nada y de desarrollo al mismo tiempo. Con esto lo que quiero decir es que usted, la persona que inicio este proceso hace una semana, dentro de 49 semanas debería de ser otra.

Por lo menos esa es mi intención.

Quienes ya han compartido conmigo algún tiempo, saben que mi dogma incluye “romper el cuerpo para sanar el alma” y que de mano de ese mandamiento, he conocido cosas hermosas en lo más profundo de la miseria. Una carrera, un entrenamiento, un ciclo de semanas haciendo lo mismo una y otra vez, entrenando a las 4am en un garaje, yendo a un box, lidiando con otras personas, sus egos, lidiando con el tiempo, con la escaséz del mismo, con la falta de presupuesto, con las limitantes que la vida nos pone, una situación frustrante en el trabajo — nada de eso es distinto lo uno de lo otro.

Lo primero que uno debe de hacer para poder empezar un proceso sano, es buscar pedir perdón. Con esto no quiero decir que llame a su ex, vaya donde su antiguo jefe, o que vaya a misa. Si no a que se siente a pensar en las cosas que usted ha dejado que sucedieran. Las cosas que se dieron en su vida y usted no supo manejar, y las cosas que terceros hicieron en su vida, que le dañaron y usted las dejo pasar… Todo eso, métalo en un su composta y comviertalo el fertilizante para el jardín que va a construir. Esto lleva tiempo y no es sencillo.

Este proceso de perdón, es el que va a liderar la paz a la que usted va a llegar en determinado momento. En donde no le debe explicaciones a nadie de nada, y puede caminar erguido, dueño de su vida. Mirar a los ojos a las personas y decirles lo que sea, a sabiendas que esas personas saben que es una verdad, con respeto y con buenas intenciones.

Esa libertad no se la da nada ni nadie, más que uno mismo, y la mayoría de nosotros los seres humanos, tenemos tiempo debiéndonos esto. La gente ahorra, o paga mes a mes cualquier artefacto que debería de llenar un vacío. Algunos trabajan horas extra, algunos dedican tiempo a otro trabajo. La sociedad les entiende. Dicen cosas como “ahh es que es muy dedicado”, pero el momento en que una persona quiere tiempo para si mismo, le dicen egoísta, le dicen loco.

El cambio inicia con nosotros mismos, en cada sesión, en cada día. Nos afecta a nosotros y afecta a nuestros circulos cercanos. Quien es feliz, hará a los demás felices. El mundo se sana de adentro hacia afuera.

PD: Esta semana el planeta llegó a 8 billones de habitantes.

— JuanCho

Deja un comentario