Jul 25

Henry’s B-Day bash en Borolina’s

Rest Day | Todos los atletas descansan…


La verdadera libertad

Todos crecemos con esta(s) idea(s) de lo que debe de ser la vida. Estas ideas son puetas en tierra fertil dede niños, por no decir impuestas. Dichas ideas, nos hablan de que, como y cuando hay que ser algo.

Ese “algo” por lo general se parece mucho más a “alguien”. Esa entidad ha sido creada por los patrones sociales durante muchos años y décadas. No hace mucho una mujer debía de quedarse en la casa, no hace mucho antes de eso, la mujer no debía votar. Enfatizo en el debía.

Conforme crecemos, ahondamos en estas ideas, si vemos las nociones iniciales como un plano, con el pasar de los años lo único que hacemos es desarrollar ese plano, usar nuestra vida como el terreno y sin conocimiento alguno, sin previa experiencia y muchas veces hasta sin asesoría, tratar de construir la idea de otros, en nosotros.

Para cuando llegamos a nuestros 20’s el daño está hecho. La mayoría de nosotros entonces va a batallar con los estándares y todo lo que está definido desde antes de nacer.

Dicho todo esto, me he dado cuenta de que la verdadera libertad y plenitud, se encuentra en la dirección opuesta. En vez de aferrarme a esas ideas, a esos estatutos y a esas cadenas que le impusieron desde niño. Y preciso para concretar, usaría ese término para reforzar la idea.

De niño uno es feliz y no se preocupa por nada. Lo he visto y entendido con mi hija, ella es feliz y vive una vida libre de estrés. No tiene miedo de llorar, o histéricamente comunicar lo que necesita, no teme lo que yo piense o los demás por que quiere hacer algo en ese instante y ese instante solamente.

¿Cuando fue la última vez que usted le dijo a las personas con quienes salió a cenar, me voy por que prefiero estar durmiendo?

Ese tipo de libertad es a la que me refiero. Desde decir, “voy a dejar de hablar con vos de este tema por que ya no lo estoy disfrutando” hasta eliminar contactos de redes sociales y ser selectivo con las personas con las que uno mantiene contacto. Esa libertad es la real.

Mi amigo Henry, el anteriormente conocido como Piña, siempre ha sido una persona así. Esta semana cumplió años y si hay algo que siempre he admirado de él, es esa capacidad de ser un líquido que se amolda a todas las situaciones y personas. La manera en que es libre en muchos sentidos y eso se le nota a la hora de contabilizar el estrés que puede generar en su vida, este tipo de cosas. Así que felicidades, en un año más de vida, Henry.

Para todos los demás, les recomiendo que se sienten a analizar y pensar, cuales cosas le están impidiendo ser libre realmente. Libérese de cosas, ideas, fijaciones, todo lo que haya sido establecido previo a su consenso y aprenda a tener menos, y como dice mi estimado John Maeda, y con su perdón por que lo cito más de lo que debería — “Si usted va a tener menos cosas, tienen que ser cosas increíbles”.

Eso aplica, para posesiones materiales, relaciones, amistades, comida, bebidas, experiencias, etc.

Deja un comentario