Dic 12

La parte alta de la instalación de papel de Swoon en el Brooklyn Museum of Arts, 2014.

Callie Curry o, Swoon es una artista que tuve la dicha encontrar en el 2014, entró por la mera coincidencia de que yo estaba en Brooklyn después del Death Race y ella era parte de la exhibición de verano del museo, junto con el mágico Ai Weiwei y la única Judy Chicago.

Honestamente ella pasó completamente desapercibida por mi. Sin embargo, fue la sorpresa más grande de ese capítulo. Creo que mucho de ello tiene que ver con la perspectiva, el preámbulo y la predisposición que da el saber algo sobre alguien, su obra y la lectura que uno hace de la misma.

Viniendo de un evento que había cambiado mi vida, alimentado por otro aún más grande, el entrar a hacer la lectura de un penetrable como el de ella, hecho de papel — cerca de los 10mts de altura — su gráfica la materialidad — honestamente, hasta el aire acondicionado, con temperaturas de 32º C afuera… Fue algo sublime.

Ahora un secreto: Lo más increíble fue tener un romance de instantes debajo de su obra. Nada especial, en ese momento yo andaba con una muchacha que estaba en San José y yo estaba allá solo, durante un mes — el mundial estaba sucediendo y a mi realmente no me interesaba, estaba enderezando mi vida — y bueno, en este museo, en esta obra sucedió.

Ella estaba ahí, seguro era un par de años menor que yo, delgada, con pelo sumamente lacio, blanca definitivamente no mi color de piel, con su pantalón de mezclilla y unas chanclas de cuero, de esas que parece que están caminando sobre nada. Tenía una sonrisa de esas que uno no puede olvidar.

Yo caminaba con mi cámara, y mi bulto tomando detalles de la obra, buscando recordar cada detalle de color, luz y jerarquía de la composición, materialidad y de alguna manera capturar la poesía de la instalación.

Ella ectomorfa, caminaba con su cartera, rodeando, bordeando y reconociendo cada detalle. Ambos estabamos ocupados con nuestra relación, y el vínculo que se estaba desarrollando con la obra de Swoon. Sin embargo, ambos estabamos concientes de cada uno.

Luego de varios minutos caminando por esa bodega del 200 Eastern Pkwy, en Brooklyn, tomamos la pésima decision de entrar a una sección de la instalación al mismo tiempo — ella la atacó de sur a norte y yo a la inversa. Este segmento de la instalación no tenía espacio más que para un gringo de proporciones culturalmente correctas (obeso) o ella y yo de manera apretada.

El choque cultural, la risa tímida, el saludo incomodo, ella — yo. El si, el no, el quizás, el sentir tantas cosas en el pecho, que baja y se traduce a sudor en las palmas de las manos… La conexión de las miradas, el aroma de dos cuerpos sudados por el verano, dejando claro quien es septentrional y quien es tropical.

Ella era boreal y yo para abajo del trópico de cáncer. Las retinas viajaban de arriba a abajo, como quien dice del ocular al filtrum, una y otra vez. La tensión crecía y el arte seguía presente. Honestamente, toda esta cuestión de la geografía se estaba reduciendo a un metro cuadrado de NY, hasta que la voz obesa de un tercero entro pidiendo permiso para pasar, y este momento terminó.

Esta es probablemente la segunda vez de mi vida que comento esto. Pero es algo que está vive y es parte de mi. No pasó nada físico, no paso nada “más allá”. Pero es una lección de perspectiva… ¿Qué es relevante y que no? Por que para la muchacha con quien yo estaba no le pareció importante — sin embargo ella en este momento no es más que una anécdota, a pesar de todo el tiempo que tuvo.

Mientras tanto, estos instantes son una memoria. Atados a Swoon, atados al Death Race, atados a la ciudad de NY. A Brooklyn, y su verano…

La vida sucede en instantes, y hacerlos valer es lo más importante. Por que ese valor es lo que hace que uno los atesore. No solo uno, si no los demás participes también. Si uno trata el tiempo con los demás con intensidad, estos momentos van a durar para siempre.

Busque crear memorias y no anécdotas. Esa es la diferencia entre ser un recuerdo y uno hecho.

Hoy fue un Rest Day, ¡mañana es 13!

Deja un comentario