Ago 01

Ari, hace algunos meses, en el CrossOver Symmetry previo a una sesión de Mixología


Rest Day | Todos los atletas descansan…

Socorro, Amparo & Ariela

La diferencia entre la gente y las personas en la vida de uno, muchas veces reside en la diferencia que se obtiene cuando alguien ejecuta y alguien que solamente habla.

Intrínsecamente, la primera es la más valiosa.

La otra es casi tan relevante como el souvenir de gasolinera, que uno compra cuando anda con otras personas en un viaje, y tiene que esperarles, resultando en una compra innecesaria, que nada más sirvió para matar un instante y le dejó a uno con menos dinero, algo que no necesita que andar cargando, por lo cual su destino es terminar siendo descartado en algún lugar.

Ari y yo nos conocimos en algún punto en el 2014 cerca del 2015, cuando yo empecé entrenaba y corría como nunca antes en mi vida. Fui a terapia un par de veces con ella en un box en San José, pero no fue hasta después en otro consultorio que tuvo que la vi más frecuentemente. Me arregló muchos de los daños que hice a mi cuerpo durante mis primeros años de entrenamiento y competencias.

Siempre llegaba como a dos semanas de una catástrofe. Siempre me recibió, siempre me explicó. Siempre respetuosa, con una sonrisa, conversando, pero enfocada en su labor. Ese tipo de cosas, son de mi agrado. Su pasión es palpable, su deseo de ayudar es inherente a su pasión, y la misma es su trabajo.

Ari dando su primer clase de Movilidad en el Bacon Auth, en Calle Blancos.

Cuando inicié el BA, hice una alianza con una persona para que fuera regente, esa persona decidió separarse del proyecto por razones personales, lo cual me dejó a mi sin regente de Salud. Con temor y emprendiendo en una industria completamente nueva para mi, busqué a Ari como una opción y aplicando esa idea de que es mejor no quedarse con la duda y es mejor nada más preguntar.

Entonces durante una de las terapias, le hablé y le comente al final de mi situación. Entrecortado, con dificultad para respirar, y claramente adolorido y lleno de aceite, sentado en su camilla, me sentía como un quinceañero pidiéndole ir al baile a una muchacha que uno ya sabe que le va a decir que no.

Por que yo estaba seguro de que me iba a decir que no.

Ari fue la persona más atenta y amable del planeta. Me contesto con un; en todo lo que yo pueda ayudar con mucho gusto, y de ahí inició una de las alianzas más hermosas que he tenido en mi vida.

Y cuando digo inició, es por que durante los siguiente 3 años de mi vida, conviví con Ari muchos días. La vi trabajar — ¡y que mujer para trabajar! — la vi, entrar corriendo de hacer una visita a los señores que veía en las mañanas y salir solamente para entrar de nuevo durante 6horas seguidas, del consultorio que montamos en el BA. Salir a las 9pm a buscar comida, e irse para la casa, solo para volver a repetirlo al día siguiente, sin quejas, sin peros — por momentos pidiendo cafeína — y siempre con la mejor actitud.

La vi entrenar, la vi subir su PR de snatch, convertirse en una corredora, dar cátedra de como se gana un Funky a las 5:50am del día siguiente. Arreglamos el mundo unas 6 veces por mes, almorzamos en el Peri, por que era mucha comida a bajo precio.

La vi amar a una persona con todo su ser, y la vi llorar, esto ameritó un abrazo, y una conversación que espero ella recuerde. Dicho eso, la vi más veces reír. La vi crecer dentro de la comunidad que ella ayudó a crear, a cuidar y aumentar. La vi alimentar de cosas buenas, nunca de cosas malas. Siempre honesta y siempre directa.

Cuando la persona que se suponía se unió a mi para construir un mejor BA, desapareció sin explicaciones, sin rastro, respuestas ni justificaciones, Ari fue quien me dijo “acá estoy, dígame ¿cómo le ayudo?”. Cuando mi segunda entrenadora renunció para seguir sus aspiraciones profesionales, y abrí la búsqueda de un reemplazo, Ari fue quien se sentó y me dijo, acomodemos el horario, yo puedo ayudar con esto.

Ari también fue quien un día se acercó y me dijo; “yo voy aspirando, y usted va limpiando” y así terminamos esto más rápido. Por que #NITIDITY obviamente.

No creo que haya suficiente que pueda decir para explicar lo que Ari fue para el BA y lo mucho que yo le agradezco, la quiero y la estimo. Y cualquier persona que quiera el BA debería también. Por que sin ella, probablemente del primer año no pasábamos…

[Asumo que para este punto ya entienden por que el título de este post]

Creo que estas cosas no las he dicho nunca, y son cosas importantes de decir. Por que vivimos en el mundo de los likes, de las reacciones, y los mensajes rápidos, constantes pero sin mucho sentido y no en los tiempos de los párrafos, escritos entre un café y la brisa de la tarde. Y no está de más, decir las cosas que en algún momento significaron la vida por que una buena acción siempre se devuelve con creces.

Asumo que esta es una carta abierta de apreciación por Ari, su labor, su integridad, su ética de trabajo, su capacidad de demostrar interés mediante acciones, su ejecución en un silencio característico, lleno de determinación, y su gran compasión. Yo no tengo nada malo que decir de Ari, y eso hoy en día es algo difícil de decir de una persona.

No hay mejor día que el de su cumpleaños para hacer esto, que hace tiempo tenía pendiente. Son cosas pendientes que nunca debieron de serlo. El agradecimiento y los valores que se reflejan en estos párrafos que describen a Ari y la calidad de profesional — más importante aún; persona, son el tipo de cosas que más personas necesitan replicar y emular.

En su libro 10x Rule, Grant Cardone, explica sobre las personas exitosas y dice; “succesful people, hate the blame game… they adopt the view that the good, bad or nothing, happening in your life is 100% your own fault”. Las personas que decidimos apuntar menos dedos y apuntar más pulgares, por lo general encontramos menos problemas, y más soluciones para esos pocos que aparecen.

Ari es una de esas personas. Felicidades y que sean muchos más.

Gracias por todo.

Un comentario en «Ago 01»

  1. Marta Sáenz Responder

    Esa es nuestra Ari!!! Gracias. Ariela, sigue así siempre, tan profesional, apasionada y con ese espíritu de entrega en todo.

Deja un comentario